Ser cada de acogida es una de las mejores formas que tenemos para ayudar a las asociaciones con los perros que lo necesitan. Sin esas personas desinteresadas nuestro trabajo sería imposible ya que carecemos de refugio.

 

Una casa de acogida es un hogar temporal donde el animal puede rehabilitarse tanto externamente como a nivel emocional. Durante el periodo que dura la acogida el perro aprende lo que es un hogar, una familia, y en el caso de nuestros perros reciben las primeras caricias y muestras de afecto de su vida ya que tanto galgos como podencos con unos animales muy maltratados que solo conocen el horror de nacer para un fin como el de la caza.

 

Ayudanos a ayudarles, hazte casa de acogida.